22 abril 2017

El murmullo de las abejas




Ficha Técnica

Título: El murmullo de las abejas
Autor (es): Sofía Segovia
Sello: LUMEN
Fecha publicación: 09/2015
Páginas:  528
Medidas: 160 X 237 mm
Temáticas: Contemporánea
Colección: Lumen



















                                              Sinopsis

Una mañana cualquiera un hombre de avanzada edad toma un taxi en la ciudad de Monterrey rumbo a Linares, su ciudad natal. El viaje solo llevará unas horas, pero el viejo habla y no para, como si delante de él se desplegara todo su pasado. Así, el taxista y los lectores vamos a conocer la historia de una familia mexicana de terratenientes, los Morales Cortés, desde el principio del siglo XX hasta hoy.
De repente, en el fluir de las palabras, asoma el rostro amigo de un niño sabio que no puede hablar, pero oye lo que otros no saben o no quieren oír, y anda rodeado de abejas. Ellas son sus aliadas y las que sabrán guardar los secretos del caserón de Linares, un lugar donde viven mujeres hermosas y tercas y las naranjas tienen un sabor especial. Incluso la muerte es distinta en Linares, y el hombre lo sabe. Por eso viaja, habla, recuerda...
El murmullo de las abejas nos lleva a un mundo donde casi todo es posible si aceptamos que el cuerpo tiene más de cinco sentidos. Sofía Segovia nos invita a aguzar la vista, a estar atentos, para oler el aire, ver más allá de lo aparente y llegar a comprender lo que de verdad importa.
Emocionante, conmovedora e impredecible.

Una vuelta de tuerca al realismo mágico, que nos adentra

en el fascinante mundo de lo improbable pero no imposible.






Reseña

Un par de semanas hace ya que terminé este libro, y por cuestiones de tiempo (ya que no me he dado un ratito para escribir plácidamente en el blogg) no había terminado la reseña, pero eme aquí.

Debo admitir que tenía altas expectativas sobre él desde que lo vi en la web, y no me ha decepcionado en absoluto, es una historia tan tierna como conmovedora sobre aquello que a veces en el día a día de nuestras vidas nos cuesta entender.

La historia comienza con nuestra querida nana reja una típica mujer mexicana de pueblo del siglo XX que tras perder a su bebé por inclemencias de la vida y falta de recursos, encuentra en Francisco Morales recién nacido, el consuelo de criar a un bebé ajeno que tras la pérdida de su madre logra hacer de nodriza y sustituta para él, tal parece que tan grande fue su dolor con la pérdida de su primer criatura que la vida se le va en ello, cuidar, amamantar y proteger a cuanto bebé llegara a sus brazos para darle el sustento del cual las verdaderas madres carecían. Pero es Francisco, el primer bebé que la ayudó a encontrar de nuevo esperanza en la vida quien al crecer y hacerse de una familia adopta a la ya algo longeva nana reja para que viva plácidamente en su hogar como patriarca de la familia.
Lo imprevisto sucede cuando años después de haber dedicado su vida al cuidado de prácticamente todos los niños nacidos en el pueblo de Linares y haberse retirado al quedar secos sus pechos de cualquier sustento que pudieran dar, Nana reja desaparece de su habitual lugar de descanso (una mecedora  en la que pasa la mayor parte de sus días, su lugar de vigía) mozos enviados por Beatriz Morales, esposa de Francisco emprenden la búsqueda de nana reja para encontrarla ya sea viva o muerta, sin embargo tal fue la sorpresa que se llevaron al encontrar a la nodriza con un bebé cubierto de abejas en brazos junto con un panal de abejas, es aquí donde la familia Morales recibe con los brazos abiertos a un nuevo integrante: Simonopio.

No hay en todo México un niño similar a él, ya desde su encuentro salta a la vista de que se trata de una criatura especial (para algunos otros diabólica, pero al fin y al cabo diferente) rodeado de sus inseparables amigas las abejas.
Si la familia Morales hubiera comprendido la magnitud de su hallazgo no lo habrían creído en absoluto, Simonopio fue una bendición para ellos, la personita que logró llenar de amor y paz sus corazones a lo largo de sus vidas. ¿Y por qué fue tan especial? mayormente porque Simonopio lo entendía absolutamente todo, escuchaba y percibía cosas que ningún ser humano podría comprender nunca, su especial contacto con los animales fue muy notorio, tenía una conexión con estos y la naturaleza pero lo que los Morales no lograron comprender más que con el paso del tiempo fue su particular manera de comprender el futuro, no es como si se tratara de una tv cualquiera en la que sintonizas alguna programación y obtienes una visión completa de lo que quieres, no, el chico lo presentía, algunas cosas eran más claras que otras puesto que el futuro no está tallado en piedra.
 Sin embargo en una época en la que la Revolución acecha la integridad de sus seres queridos esto es de gran ayuda, una historia encantadora llena de dichas, tristezas y relatos que nos recuerdan lo agridulce que puede ser la vida.

La narrativa en principio me resultó un poco confusa (nunca me había topado con alguna de este estilo), cada personaje es protagonista de su propia parte en la historia, con el paso de las paginas resulta enriquecedor para comprenderlos un poco mejor y conocer sus motivaciones y sentimientos. Si te gustó Como agua para chocolate, estoy segura que te encantará este libro.

Un libro que nos invita a disfrutar las pequeñas cosas de la vida y prestar atención a lo que de verdad es importante en nuestras vidas, Simonopio resulta un claro ejemplo de amor, vida y familia. Espero que de verdad lo disfruten tanto como yo, hace tiempo que no me topaba con un libro tan hermoso como este, me ha dejado un gran sabor de boca.